TERAPIA DEL NACIMIENTO

La finalidad de la terapia de nacimiento es que puedas conectar con la fortaleza que tienes dentro.

Te has acostumbrado a tener creencias que te limitan.

Ahora que quieres cambiar tienes un motivo de peso para querer soltarlas.

Dejando ir esas creencias conectas con tu potencial y sientes que es más fácil usar tus dones y habilidades.

Con este proceso preparas tu mente y tu corazón para vivir la vida que deseas.

 

Cómo funciona

Iniciamos todas las sesiones a partir de lo que estás viviendo en en momento actual.

Te ayudo a entrar en un estado de relajación corporal y mental.

Te acompaño en una visualización que muestra las causas de lo que te está pasando.

En quipo encontramos la forma que más te gusta para afrontar esa situación de ahora en adelante.

Renacer para empezar con buen pie cualquier proyecto

Cada vez que empezamos algo es como si volviéramos a nacer.

Nuestra mente tiene guardados los recursos de defensa que generó en las situaciones que nos provocaron estrés. Por eso, si tu llegada al mundo fue difícil, cada vez que inicias algo, vuelves a esa dificultad de forma inconsciente.

Algunas de las dificultades relacionadas con el tipo de nacimiento:

Cordón umbilical en el cuello: “si avanzo, muero”. Este miedo puede dar una sensación de parálisis cada vez que hay un nuevo inicio (cambio de trabajo, traslado de casa, nueva relación de pareja, …).

Fórceps: “me fuerzan a salir”. Si tu nacimiento fue así puedes tener la sensación de que no tienes fuerza para iniciar proyectos sin ayuda o que, la mayoría de veces, las personas o situaciones externas a ti te obligan a cambiar o a empezar de nuevo.

Cesárea: “aparezco en el mundo”. Los nacidos por cesárea, al no pasar por el canal de parto y por lo tanto hacer el esfuerzo de salir, sentimos que, de pronto, “caímos” en el mundo. Esto puede provocar una sensación parecida a los nacidos con fórceps, no tener el control de las situaciones, y por eso, para compensar, queremos controlarlo todo.

Quiero puntualizar que no creo que haya partos “buenos” o “malos”, nacimos de la mejor forma y en el mejor momento que podía ser. Como otros momentos de estrés extremo, la vivencia nos quedó grabada en el cerebro. Eso nos puede hacer reaccionar de forma automática defendiéndonos de algo que ya no existe.

En este proceso te ayudo a que conectes con la libertad y el poder de elección para empezar con facilidad tus proyectos.

Te invito a que hagamos una sesión, sin compromiso y gratuita, para que podamos conocernos y resuelvas las dudas sobre el proceso.